La competencia digital es imprescindible para vivir en nuestro mundo

Compartir

9 November 2022

Diez lecciones para un uso ético, responsable y saludable de las tecnologías digitales

Miquel Àngel Prats es maestro, psicopedagogo y doctor en pedagogía. Actualmente, es profesor titular de Tecnología Educativa e investigador responsable de la línea eduTIC del Grupo de investigación PSiTIC de la Facultad de Educación Blanquerna de la Universidad Ramón Llull. Ha compaginado su actividad como docente con la divulgativa y en el año 2020 fue premiado con el XXX Premio Joan Profitós de Ensayo Pedagógico por esta obra.

La transformación digital genera oportunidades, pero también amenazas, como una sociedad mal preparada para el futuro. En educación, el uso de las nuevas tecnologías puede ayudar a reducir la brecha de aprendizaje entre estudiantes de entornos socioeconómicos diferentes. “Viure en digital” ofrece criterios para educar en el uso de las redes y de los dispositivos electrónicos, es decir, ser capaces de buscar información, de aprender, de entretenerse, de relacionarse y comunicarse en Internet con eficacia, seguridad y libertad.

por Jordi Viladrosa i Clua

Las tecnologías digitales abren más puertas que no cierran. Encontrar el equilibrio entre las oportunidades que nos ofrecen y los inconvenientes que presentan resulta un reto para todo aquel que lo quiera asumir. Más aún si se trata de vincular la competencia digital con el logro de los objetivos de aprendizaje de todas las etapas educativas y, a la vez, facilitar un despliegue transversal del currículum. Con la LOMLOE (Ley orgánica 3/2020, de 29 de diciembre, por la cual se modifica la Ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación), la competencia digital se convierte en un principio pedagógico en la educación básica y es una de las ocho competencias clave que establece esta ley, de acuerdo con la “Recomendación del Consejo de Europa del 22 de mayo de 2018” relativo a las competencias clave para un aprendizaje permanente.

Estructura y contenidos clave

Este trabajado y oportuno ensayo de Miquel Àngel Prats se estructura en tres grandes bloques temáticos y en cada bloque se nos presentan diferentes contenidos que conforman un total de 10 lecciones llenas de experiencias, ideas, propuestas y reflexiones dirigidas a las familias, al profesorado y a todos aquellos estudiantes, niños y jóvenes, que ya viven inmersos en el mundo digital.

  • Comprender el momento y el contexto sociodigital
    • Seducidos por las pantallas y la movilidad
    • Información y poder
    • Identidad digital
  • Competencia y autonomía en el mundo digital
    • Exploradores del ciberespacio
    • Ordenar para encontrar
    • Hablar y participar en el mundo digital
    • Jugar, imaginar y divertirnos
  • Bienestar y seguridad digital
    • Protegidos y seguros
    • Usos digitales para cada edad
    • Criterio, cordura y autoridad moral

El uso de las tecnologías digitales puede ayudar a reducir la brecha de aprendizaje entre alumnos procedentes de entornos socioeconómicos diferentes. Con todo esto, “navegar de forma habitual por las redes requiere de un pensamiento crítico y una capacidad de comprometerse de forma positiva y competente con el entorno digital”. Este libro nos ofrece “criterios para educar en el uso de las redes y de los dispositivos electrónicos; y para formar quienes tienen que acabar siendo autónomos digitales, es decir, personas capaces de buscar información, de aprender, de entretenerse, de relacionarse y de comunicarse en Internet con eficacia, seguridad y libertad”.

Las tecnologías digitales pueden ayudar a reducir la brecha de aprendizaje entre alumnos de entornos socioeconómicos diferentes

Algunas normas de cortesía al interactuar en entornos digitales

Las redes sociales son, muy a menudo, muy ruidosas y, quizás, no siempre somos del todo conscientes de la importancia de tener muy presentes unas cuantas normas de comportamiento útiles a la hora de comunicarnos a través del correo electrónico, las redes sociales o la mensajería instantánea y la videoconferencia. Miquel Àngel Prats nos presenta 20. Destacamos unas cuantas:

Netiquette sobre el correo electrónico

  • No usar mayúsculas. En los correos electrónicos eso equivale a ¡CHILLAR!
  • En un correo en el que hay muchos remitentes, no hay que responder a “todos” para dar las gracias.

Netiquette sobre las redes sociales

  • Es bueno participar y estar conectados, siempre que se consiga un equilibrio adecuado entre la virtualidad y la presencialidad.
  • Hay que ayudar a saber distinguir entre amigos, compañeros, conocidos y saludados.

Netiquette sobre la mensajería instantánea

  • Es aconsejable vigilar con los usuarios que “abren” de manera anónima para poder hablar.
  • Hay que tener en cuenta que foto ponemos en el perfil y que nombre escogemos (identidad y huella digital)

Decálogo de buenos usos digitales

Como complemento final, Prats nos ofrece un decálogo para hacer un buen uso de las tecnologías digitales. A modo de síntesis, es el siguiente:

  1. Crear espacios de diálogo y crítica sobre el uso y consumo de tecnología digital.
  2. Establecer un clima de confianza.
  3. Interesarse por lo que vuestros niños y jóvenes consumen mediáticamente.
  4. Jugar y navegar con los niños y adolescentes.
  5. Pactar y limitar los horarios y los usos.
  6. Poner los aparatos tecnológicos en sitios visibles.
  7. Combinar el ocio tecnológico con otras actividades de ocio.
  8. Comprender que la tecnología, en general, puede alterar la realidad.
  9. Ir con cuidado con lo que publican en las redes o a través de aparatos tecnológicos.
  10. Navegar de forma segura por Internet.

El impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación en cada uno de nosotros y en la sociedad en general es un hecho que hay que comprender bien; por eso es importante no olvidar, como afirma el autor de este sugerente ensayo, “estos nuevos aparatos y estas nuevas herramientas tecnológicas incorporan inevitablemente un nuevo código y alfabeto que hay que conocer cada vez más para vivir de forma autónoma en esta sociedad del siglo XXI”. Aun así, “la revolución digital no debe suponer un retroceso en los derechos sociales ni en las libertades civiles”. Todo un reto que Prats nos anima a afrontar.

Las nuevas herramientas tecnológicas incorporan un nuevo código y alfabeto que hay que conocer para vivir en esta sociedad

Una reflexión final que nos propone el autor y que queremos compartir: “Es, probablemente, el desconocimiento del buen uso de estas tecnologías digitales lo que nos hace sentir muy lejos de aquellos que realmente están muy cerca”.

Compartir

Te puede interesar

Subscriu-t’hi
2022-11-14T07:55:36+00:00
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Go to Top