Excelencia educativa para todos

Compartir

19 September 2023

Calidad educativa es ayudar a los jóvenes a “navegar” por un mundo impredecible

por Jordi Viladrosa i Clua

Andreas Schleicher es director de Educación y Competencias y asesor especial en política educativa del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en París.

Inició y supervisó el Programa para la evaluación internacional de estudiantes (PISA) y otros instrumentos internacionales que han creado una plataforma global para responsables políticos, investigadores y educadores de todas las naciones y culturas para innovar y transformar las políticas y prácticas educativas.

Ha trabajado durante más de 20 años con ministros y líderes en educación de todo el mundo para mejorar la calidad y la equidad en la educación. Estudió Física en Alemania y se licenció en Matemáticas y Estadística en Australia. Ha recibido numerosos honores y premios y tiene una cátedra honoris causa en la Universidad de Heidelberg.

En el centro de estudios Impuls Educació nos interesan mucho las opiniones de estos expertos internacionales y les seguimos de cerca. Pensamos que es imprescindible contar con la opinión de profesionales que nos aportan una visión a escala global de las temáticas educativas, haciéndonos eco, naturalmente, de otras muchas voces relevantes en investigación, práctica educativa, opinión… circunscritas a ámbitos más locales o temas emergentes.

Con Andreas Schleicher conversamos con calma y le preguntamos por la calidad de los sistemas educativos en un mundo cambiante, por la imprescindible inclusión y trato equitativo de todo el alumnado en todos los centros educativos, por el futuro de la educación y la formación a lo largo de la vida, entre otros temas. Os ofrecemos algunas de sus opiniones que, a nuestro criterio, son cruciales.

Sistemas educativos de calidad

Estamos más cerca de un sistema educativo de calidad cuando podemos afirmar que los alumnos están preparados para vivir consigo mismos, con los demás y con el planeta. Calidad es hoy conocimiento, competencia, actitud y valores.

Calidad educativa es ofrecerles las herramientas para navegar con confianza por un mundo incierto y volátil

Hay mucha gente que mira con recelo el cambio de enfoque en educación de contenidos a competencias porque piensan que es una pérdida en la calidad de la educación. No podemos cambiar nuestros paradigmas curriculares de manera radical, sino que es necesario realizar un cambio gradual que pasa por diferentes entornos de aprendizaje y maneras de enseñar, donde los alumnos no son consumidores pasivos de conocimientos sino más bien, trabajan de manera activa para desarrollar el conocimiento que experimentan. Esto implica enseñar menos cosas con mayor profundidad.

Se trata de pasar de un modelo en el son receptores pasivos de conocimiento a otro en el que son co-creadores activos

Una educación de calidad para todos y durante toda la vida

Los estudios disponibles nos dicen que no existe mucha diferencia en el rendimiento de los alumnos según su origen social. Esto se debe a que el sistema tradicional se basa en un único modelo aplicado a todos los estudiantes. Y esto funciona bien para algunos alumnos, pero para otros funciona mal. Lo que los sistemas educativos con alto nivel de rendimiento entienden es que diferentes alumnos aprenden diferente e intentan atender esta diversidad con prácticas educativas diferenciadas.

Esta situación es muy exigente para el profesorado, porque necesitan ser capaces de dominar un amplio repertorio de estrategias pedagógicas distintas. La mentalidad dominante es aún que si no triunfas en el sistema tendrás que repetir. En cambio, lo que hacen en otros países con un alto nivel de rendimiento como Japón, Singapur, Finlandia o Estonia es pensar de otra forma: asignan al colegio recursos extra para que pueda prestar apoyo adicional y evitan el riesgo de repetir. Así pues, no se trata de clasificar a alumnos que son muy buenos en todo y separarlos de aquellos que no lo son tanto. 

La clave está en la curiosidad. Si un sistema educativo intenta nutrirla y mejorarla, esa hambre para aprender, ese amor al aprendizaje, entonces crearemos aprendices de por vida.

El reto está en prepararnos para nuevos trabajos que todavía no han sido creados o para usar tecnología que no está inventada

Es necesario estar dispuesto a probar cosas nuevas, a cuestionar la sabiduría de nuestro tiempo, no sólo reproducirla. También es muy importante la mentalidad de crecimiento, pensar que mi éxito depende de mí, de mi esfuerzo, no de mi inteligencia heredada, la capacidad de resolver problemas complejos, y la disposición de navegar por la ambigüedad y tomar decisiones en un contexto en el que no podemos entender todos los elementos y no podemos dar un paso atrás.

Innovación y nuevas competencias

Como el cambio no es una elección, debemos asegurarnos de educar a los jóvenes para su futuro, no para nuestro pasado. Es muy arriesgado esforzarnos en enseñar a los jóvenes las técnicas de hoy para resolver los problemas de mañana. Probablemente, se esperará de nosotros que seamos menos instrumentales en nuestros enfoques sobre educación.

En el pasado, solíamos aprender a trabajar e invertíamos nuestros esfuerzos en esto; ahora aprender es el trabajo

 Ya no podemos preparar a las personas simplemente en un conjunto específico de técnicas para tener éxito en sus vidas. Creo que realmente necesitamos darles las herramientas para encontrar su propio camino.

El futuro siempre nos va a sorprender. No creo que podamos predecir un único futuro. Lo que sí podemos pensar en diferentes futuros alternativos y preguntarnos qué implicaciones tienen. Si estamos preparados para múltiples futuros, seremos más ágiles y estaremos más preparados para lo que venga. Tener una educación de calidad significa tener mucha mayor responsabilidad en la primera línea. Lo que realmente debemos aprender es que nuestros sistemas de educación sean más planos, más colegiados, más colaborativos y depender menos de la prescripción vertical, la dirección y la responsabilidad. Es muy importante tener un sistema educativo que tenga mayor creatividad y responsabilidad en el aula, en la escuela.

Un buen profesor necesita ser buen mentor, buen entrenador y un buen diseñador de entornos de aprendizaje

Además de buenos ingenieros, queremos ingenieros que tomen decisiones éticas. La inteligencia artificial dará un gran poder a la mayoría de las personas, pero no les quitará la responsabilidad de distinguir lo que está bien y lo que está mal, lo que es verdad y lo que no lo es. Sabemos que la tecnología tiene mucho potencial. La inteligencia artificial puede ayudar a realizar el aprendizaje mucho más regular, interactivo y participativo; es claramente un poder que puede mejorar la transmisión del conocimiento. La analítica del aprendizaje puede ahora ayudar al profesorado a conocer mejor cómo diferentes estudiantes aprenden de forma diversa y después entender cómo cambiar las estrategias o enfoques.

Incorporación de valores éticos en el currículum

En el mundo en el que vivimos, la contribución más importante a la educación es dar a los alumnos una brújula fiable, que les aporte sentido de lo bueno y lo otro que no lo es tanto. La tecnología tampoco ayuda, es un gran amplificador, un acelerador de las buenas ideas y de las buenas prácticas, al igual que acelera las malas ideas y las peores prácticas, de modo que los valores se convierten en algo realmente crítico.

Debemos poner los valores en el centro de lo que enseñamos y ver hasta qué punto las asignaturas de la escuela se basan en estos

Competencias clave del profesorado y de los líderes educativos

Obviamente, lo que esperamos de los profesores es que tengan una verdadera pasión y un profundo conocimiento de la materia. En segundo lugar, queremos que entiendan cómo cada estudiante aprende de forma diferente desde un profundo sentido pedagógico. Finalmente, creo que deben esforzarse por entender a sus estudiantes como personas, conocer su contexto, de dónde vienen, cómo pueden ayudarles a encontrar su camino en sus propias vidas, entender la diversidad en la dinámica del aula, ser un buen investigador, encontrar nuevas metodologías con el equipo docente, ser un buen jugador de equipo en tu escuela, observando las clases de otros profesores y trabajando con ellos para contribuir a la profesión.

La escuela no es solo el sitio donde los estudiantes aprendan. Profesores y padres también deben participar en este proceso

Un profesor debe hacerse cargo de su profesión toda la vida. Lo que decide el éxito es ayudar a los profesores a crecer, desarrollarse y estar conectados con el exterior. La confianza crea un ambiente en el que se trabaja a gusto. Puede hacerse mucho para crear unos entornos escolares capacitadores para los profesores y hacer de la escuela un lugar que favorezca su mejora continua como docentes y educadores. 

Compartir

2024-02-26T10:20:33+00:00

Title

Go to Top