Atender todos los talentos en el aula

Compartir

12 June 2019

Entrevista a Paulina Bánfalvi y Isabel Mª Andrades

Paulina Bánfalvi trabaja para una educación para el desarrollo del talento de todos los niños y niñas. Es la fundadora del blog aacclarebeliondeltalento.com, cofundadora de SinCreatividadNoSoyNadie.com y coordinadora del proyecto yoatiendolasaaccenelaula.wordpress.com donde docentes diversos comparten sus experiencias para el desarrollo del talento en el aula. Es también empresaria y formadora en marketing, creatividad y desarrollo del talento.

Autora del libro La Rebelión del talento. Ed. Aljibe.

Paulina Bánfalvi Kam

Blog www.aacclarebeliondeltalento.com

@aacclarebelion @PaulinaBk

Isabel Mª Andrades es experta universitaria en altas capacidades y desarrollo del talento y es profesora en pedagogía terapéutica. Ha participado en congresos y jornadas de atención al alumnado de altas capacidades. Pone el foco en el perfil de los alumnos a la hora de diseñar una respuesta educativa ajustada a las necesidades de cada uno.

Isabel Andrádes Pelayo

@Xifo_x

Desarrollar el talento es una cuestión que beneficia a toda la sociedad. El talento no se trabaja desde la aplicación de pequeñas medidas que aíslan al alumno para un trabajo puntual diferenciado de sus compañeros, sino desde la creación de un ambiente educativo que estimule este mayor rendimiento, que trabaje para el mérito y el esfuerzo y que promueva el trabajo entre alumnos con intereses y capacidades similares. De este modo, se consigue una retro-alimentación positiva y mantiene un nivel de reto elevado, a cada alumno, según su capacidad.

El 25 de mayo de 2019, Paulina Bánfalvi e Isabel Andrades impartieron en Bellaterra un taller de formación de profesorado responsable de Atención a la Diversidad de una docena de escuelas. El nombre del curso fue “Una aula llena de retos, también para los alumnos de altas capacidades”.

Durante la jornada las dos especialistas en detección y atención de alumnos de altas capacidades ayudaron a los docentes a comprender cómo es un niño o niña con altas capacidades, cómo se siente en el aula y cuáles son sus necesidades para crecer feliz con todo su potencial.

Al acabar la formación Paulina e Isabel respondieron a algunas de nuestras preguntas.

¿Cómo se da cuenta un padre o una madre de que su hijo es de altas capacidades?

Paulina: Es cuando viene esa peculiar curiosidad que va más allá de lo esperado para un niño de su edad. La profundidad y complejidad de sus continuas preguntas, las cosas tan de “adultos” por las que se interesa, razonamientos o asociaciones que te dejan perplejo… Y empiezas a darte cuenta que la velocidad de su desarrollo cognitivo es distinta y que esto tiene implicaciones a nivel emocional y social que hay que atender y gestionar.

Isabel: Cierto es que hay rasgos que comparten muchos chicos con AACC: intuición, curiosidad, alta sensibilidad, relación causal de ideas, desarrollo viso espacial, implicación en disciplinas de su interés, creatividad, comunicación avanzada… Pero esto no nos puede limitar a una mirada más amplia. Los hay que son dotados para el movimiento, para la voz, la música, el arte, el deporte; líderes, creativos en sus acciones… Perfiles que pueden pasar más desapercibidos.

¿Deben los colegios ser capaces de incluir a estos alumnos en el aula? ¿A qué retos se enfrenta un colegio que busca atender de forma personalizada a cada alumno?

Paulina: Los colegios deben ser capaces de incluir a todos sus alumnos, por tanto, también a los alumnos con alta capacidad. No son alumnos de segunda, tampoco son alumnos que necesitan menos. Y además muchas de las claves que se proponen para su atención permiten responder a todos los estudiantes. Los alumnos con alta capacidad son tan diversos entre sí como cualquier otro grupo. Por tanto, toda estrategia de atención pasa por una estrategia de personalización y eso es extensible a toda el aula.

El principal reto es de mentalización. Orientar tu labor hacia un objetivo de personalización. El segundo tiene que ver con dotarse de las herramientas y competencias personales que facilitan esta personalización, como cooperar con otros docentes, contar con herramientas de gestión y analítica del aprendizaje, orientar la evaluación hacia el desarrollo de fortalezas, compartir con los alumnos la curiosidad por aprender (aprender con ellos), dar rienda suelta a la imaginación…

Isabel: Se trata de hacer que Paula, Miguel, Ainhoa, Sara, Javier, Leo, Mía… se impliquen en el aprendizaje de forma que para todos sea algo retador y significativo, que despierte su curiosidad y desarrolle sus potencialidades y fortalezas, haciéndoles llegar a su máximo rendimiento sea cual sea su singularidad. Esto no es otra cosa que cumplir con los principios de Inclusión y Equidad.

Y éste es el mayor reto que tenemos los colegios con una ratio de 25-28 alumnos por clase, una carga burocrática que resta tiempo y aleja al alumno del centro del aprendizaje, una falta de formación en los centros en cuanto a metodologías, estrategias y herramientas digitales para la personalización, y en muchos casos claustros acomodados a esto de “todos lo mismo al mismo tiempo” (J. Tourón)

¿Cómo describirías la situación ideal en que un alumno de estas características esté integrado con éxito en la escuela?

Paulina: Para empezar, tiene que ser una escuela que levante los límites al aprendizaje. Que permita a los niños explorar y descubrir por sí mismos, y hacerlo al nivel de complejidad y profundidad que desee. Además una escuela que sea proactiva en la identificación del potencial de cada alumno y le estimule presentándole retos a la altura de su capacidad, lo que le permitiría, no sólo desarrollar este potencial, sino sobre todo sus fortalezas internas de trabajo, superación y sentimiento de competencia. Además tendría que ser una escuela que fomente el aprendizaje activo, las destrezas de pensamiento y la creatividad como un proceso de resolución de problemas y de transformación, y todo ello en un entorno de cooperación, donde los grupos se organizan de forma programada para generar el mayor número de sinergias y estímulos de crecimiento, que motiven al alumno a ir siempre un paso más allá, de su punto de partida.

Isabel: El éxito de la inclusión está en la personalización. Mi ideal es que los maestros y profesores dejemos de poner el foco en el currículo, nos formemos en metodologías y estrategias que permitan un itinerario personalizado, que partamos de los intereses y fortalezas de nuestros alumnos y dejemos de vernos como transmisores de conocimientos y pasemos a ser guías y mentores que dirijan el aprendizaje del alumnado.

¿Qué papel debería jugar el equipo docente y el profesorado del alumno en particular para conseguir un resultado positivo?

Paulina: El docente juega un papel muy importante en el desarrollo del talento. Un papel que tiene que ver con sus expectativas. Si sólo exige al nivel de la media, o de lo esperado para su edad, el alumno o alumna aprenderá a no dar el 100% de sí mismo. Si limita las preguntas porque le interrumpen, el alumno aprenderá a no cuestionarse las cosas, a no ser curioso. Si es rígido en el planteamiento del aprendizaje, éstos aprenderán a no pensar, a no relacionar ideas, a no buscar soluciones alternativas y su pensamiento creativo no se desarrollará. Si el aprendizaje no plantea retos y les hace pensar, los alumnos asociarán aprender con memorizar, y matará su pasión por aprender.

Isabel: En primer lugar, es importante que dejemos atrás las etiquetas y veamos más allá conociendo el perfil detallado de nuestros chicos y perdiendo el miedo a la improvisación (dentro de una planificación básica). El trabajo en equipo es fundamental, debemos coordinarnos para favorecer un ambiente estimulante de aprendizaje, planteando retos que impliquen al alumnado en buscar, seleccionar y aplicar la información, ofreciendo un feed-back que les permita superarse y alcanzar su máximo desarrollo. Somos el modelo para nuestros alumnos. Ellos se van a entender mejor y van a implicarse más con aquellos profesores que los estimulan y despiertan en ellos sus ganas de aprender. Puede generarse desinterés e incluso conflictos cuando esa conexión no existe. Y este vínculo se crea cuando conocemos a nuestros alumnos y ponemos el foco en sus potencialidades, haciéndoles ver hasta dónde pueden llegar. No hay nada más satisfactorio y positivo que creer en tus alumnos.

Compartir

Te puede interesar

Subscríbete
2021-11-29T09:39:32+00:00
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Go to Top