Innovar es imprescindible, pero se tiene que hacer con conocimiento de causa

20 October 2021

Un proyecto innovador se cuece a fuego lento y requiere que lo interioricen cada uno de los implicados en él

Por Andreu Arbó

La busca de un talante social afianzado por las redes sociales se ha infiltrado en la educación y en su sistema; como dice Borja Negrete[1]: la necesidad de aprobación social y el hecho de aparentar ser lo que no se es.

Desde siempre el sistema educativo ha sido cuestionado, y los docentes han ido modificando gradualmente su naturaleza pedagógica para irse adaptando a las nuevas realidades. Los que dicen que las aulas no han cambiado es porque se quedan con la visión superflua de lo que es la educación y la enseñanza: las salas de clase, las mesas y sillas, la pizarra…; todo esto es accesorio. Los que verdaderamente están dentro del aula o se interesan de verdad por lo que se hace en la educación saben que el mundo ha cambiado de forma contundente y espera que el sector educativo haga el mismo.

Esta situación nos ha llevado al hecho de que actualmente la mayoría de centros educativos prefieren ser etiquetados de innovadores cueste lo que cueste. No es que no se tenga que innovar, todo lo contrario, hay que hacerlo para poder poner al día, optimizar y mejorar todo el sistema; porque sabemos que no funciona a la perfección y siempre hay algún ámbito que mejorar. Un proyecto innovador se cuece a fuego lento y requiere que lo interioricen cada uno de los implicados en él.

Descartes decía Como un hombre que anda solo y a oscuras, decidí ir tan lentamente y proceder con tanta circunspección en todas las cosas que, aunque no avanzara mucho, al menos me guardara de caer…[2]

Otro aspecto que se debería tener en cuenta es que hay que innovar partiendo de los avales objetivos que aquella innovación puede aportar para mejorar un problema que necesita ser resuelto. Parafraseando a Descartes de nuevo: mejor innovar poco pero con la seguridad de no malograr el proceso de aprendizaje de ningún alumno. No podemos pretender que las innovaciones vengan de sueños reveladores, no pueden ser iluminaciones de la nada.

Hay que innovar partiendo de los avales objetivos que aquella innovación puede aportar para mejorar un problema que necesita ser resuelto.

Reitero que está claro que se tiene que innovar, porque, como dice Mark Stevenson, creador de la ley de los optimistas pragmáticos: si no imaginamos un mundo mejor, lo condenamos a ser peor[3]. Pero se tiene que hacer con un ideal de mejora, con un sueño de prosperidad, una visión utópica de lo que queremos que sea, en este caso, la educación. Sin embargo, en la actual sociedad de la inmediatez y del márquetin, la innovación no avanza con paso firme y seguro y queda mucho camino por recorrer.

Algunos ejemplos de innovaciones que no lo acaban de ser

  • El uso total de tabletas o portátiles cuando hay estudios que demuestran lo contrario.[4]
  • El uso íntegro de redes interactivas, cuando algunos estudios dejan patente que es contraproducente.[5]
  • Dejar de escribir a mano, cuando no hacerlo dificulta la consolidación segura de los aprendizajes.[6]
  • La mala enseñanza de las TIC, programando alumnos para herramientas concretas y no haciéndolos competentes.[7]
  • Una forma errónea de ejercer la libertad en educación mal comprendida que desorienta al alumnado.[8]
  • Ser centros que se apuntan a muchas conferencias, concursos, actos… sabiendo que sus alumnos no recibirán la oportuna transferencia de forma adecuada.

La pregunta, entonces, es: ¿por qué hay centros que siguen impulsando algunas innovaciones cuando hay estudios que demuestran que no son adecuadas? Una de las respuestas a esta pregunta tiene que ver con lo que afirmaba al principio; permitidme utilizar un neologismo: el postureo, querer aparentar lo que no se es, decir que son centros pioneros en algo, hacer uso de las nuevas tecnologías que otros centros todavía no pueden usar, etc.

Hay que dejar claro que esta implementación no justificada de innovaciones no se hace a sabiendas de hacerlo mal, naturalmente; se hace de buena fe, pero con un punto de egocentrismo propio del ser humano: pensar que la propia opinión pedagógica es la mejor y únicamente puede comportar beneficios. Ningún docente, ningún equipo directivo, ningún responsable educativo quiere hacer nada que sea negativo para su alumnado, pero es imprescindible justificar de forma objetiva las innovaciones o nuevos métodos pedagógicos que se quieren llevar a la práctica.

Ningún docente ni ningún responsable educativo quiere hacer nada que sea negativo para su alumnado, es imprescindible justificar de forma objetiva las innovaciones o nuevos métodos pedagógicos que se quieren llevar a la práctica.

Cinco claves para innovar de manera sostenible

  1. Las innovaciones tienen que estar validadas por estudios que demuestren, cuando menos, que no pueden comportar un deterioro del sistema ya instaurado.
  2. Busquemos apoyo de expertos: si hay dudas de cómo desarrollar una innovación, cómo llevarla a la práctica, hace falta contactar con profesionales y expertos en pedagogía, en didáctica, en tecnologías, etc.
  3. Observemos la economía: en economía se diversifica la inversión para minimizar el riesgo. Dosificar las innovaciones que se quieren aplicar en un mismo contexto, introduciendo progresivamente pequeños cambios, consolidando los que son más funcionales, replanteándonos los que no han tenido tanto éxito, y por qué no decirlo, rechazando o reinventando aquellos que no han logrado los objetivos previstos.
  4. Evitemos la frustración: hay que hacer pasos firmes en la ejecución del proceso de implantación de la innovación. Si tenemos pruebas fehacientes de que puede aportar mejora y en ningún caso es contraproducente para el aprendizaje de los alumnos, hay que seguir adelante. Los primeros momentos no todo irá sobre ruedas, pero estos pequeños inconvenientes nos ayudarán a reevaluar nuestra propuesta y a hacer los ajustes que haga falta.
  5. Generemos conocimiento: dejemos por escrito qué objetivos tiene la nueva innovación, qué hipótesis esperamos que se confirmen, generemos un seguimiento secuencial de la evolución de esta novedad, y evaluemos al final cómo ha ido. Y, además, todo esto, démoslo a conocer, publiquémoslo…

En conclusión, las aulas no pueden continuar teniendo una pizarra como elemento central y hay que permitir que las tecnologías emergentes y las nuevas metodologías ocupen el espacio y el tiempo que les corresponde; no obstante, siempre habrá que garantizar que los procesos de innovación se hacen de acuerdo con estándares de calidad y serán sometidos a investigación y evaluación que  aseguren su adecuación a las necesidades reales de los alumnos.

Referencias

[1] Negrete, Borja. (05/05/2016). ‘Postureo’: El arte de aparentar ser un triunfador. El Mundo. https://www.elmundo.es/sociedad/2016/05/05/572a0c69268e3e240d8b45f9.html [Consultat: 14/10/2021][2] Descartes, R. (1637). Introducción capítulo 17. Traducción Arnau Gras. El discurso del Método. Ley.

[3] Punset, Eduard. (06/03/2013). Claves para enfrentarse al mundo hoy. RTVE. https://www.rtve.es/television/20130306/claves-para-enfrentarse-mundo-hoy/614146.shtml [Consultat: 14/10/2021] [4] La Vanguardia. (10/09/2021). Així afecta el cervell de les criatures estar enganxades a la pantalla del mòbil. RAC1. https://www.rac1.cat/societat/20210910/4101641743666/educacio-pantalles-mobils-cervell-nens-pedagogia-tecnologia-desenvolupament.html [Consultat: 14/10/2021] [5] Delgado, P., Vargas, C., Ackerman, R. i Salmerón, L. (2018). Don’t throw away your printed books: A meta-analysis on the effects of reading media on reading comprehension. Educational Research.  https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1747938X18300101 [Consultat: 14/10/2021] [6] Askvik, E., Van der Weel, R. i Van der Meer, A. (28/07/2020). La importancia de la escritura cursiva sobre la mecanografía para el aprendizaje en el aula: un estudio de electroencefalograma de alta densidad de niños de 12 años y adultos jóvenes. Frontiers en psicología.  https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyg.2020.01810/full [Consultat: 14/10/2021] [7] Cobo, Cristóbal. (17/10/2019).¿Cómo se educa para decodificar lo desconocido?. World Bank Blogs. https://blogs.worldbank.org/edutech/how-do-you-educate-decode-unknown [Consultat: 14/10/2021] [8] Pérez, Ani. (20/09/2021). La introducció de les pedagogies alternatives a l’escola pública representa un perill per a la classe obrera. Directa. https://directa.cat/la-introduccio-de-les-pedagogies-alternatives-a-lescola-publica-representa-un-perill-per-a-la-classe-obrera/ [Consultat: 14/10/2021]

Relacionado con: Artículo, Innovación, Tecnologia

Te puede interesar

Subscríbete

Exclusive Content

Be Part Of Our Exclusive Community

Become a Patron

STORE

merch

20% Off All Merch
2021-11-15T12:09:28+00:00
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments