La revolución 4.0 ya está en marcha

21 October 2020

Enseñemos competencias destinadas a crear el futuro. Participa en el nuevo proyecto STEM, ROSES

Por Clara Blanch y M.Carmen Albás

Debido al confinamiento por la COVID-19, todos los sectores de la sociedad mundial sufrieron un antes y un después. La pandemia ha puesto de manifiesto, de forma acelerada, los países que son independientes científicamente, a nivel de políticas pero también a nivel educativo.

Hoy, más que nunca, se hace patente lo que muchos llevan un tiempo diciendo, “necesitamos personas que se dediquen a la ciencia pues las economías mundiales dependen de la formación científico-tecnológica de sus ciudadanos”.

Desde el inicio de la COVID-19 hemos observado que el aporte de la ciencia, tecnología e innovación son clave para enfrentar los desafíos en la industria de la salud y la recuperación económica tras la pandemia.

Sociedad del conocimiento

Calificamos nuestra sociedad como la sociedad del conocimiento. El proceso de generación de conocimientos y transmisión de la información, a través de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) ha implicado un proceso de globalización de la actividad económica e individual entre todas las sociedades impulsando la competitividad.

El sustrato de la sociedad del conocimiento es el aumento del nivel educativo de la población. Hoy en día, los titulados universitarios deben ser capaces de adaptarse rápidamente a los cambios que se están produciendo en los sectores productivos y entre las ocupaciones. El mercado laboral precisa de profesionales flexibles capaces de adaptarse a las nuevas demandas de cualificaciones, que cambian notablemente a lo largo de los años de su vida laboral.

Estos son algunos de los titulares de los periódicos y revistas más importantes de nuestro país, pero ¿qué entendemos por STEM?. STEM (Science, Technology, Engineering, Math) fue acuñado en los 90 por un organismo gubernamental que impulsa la investigación en todos los campos no médicos de la ciencia y la ingeniería en los EEUU. Por campos STEM entendemos cualquier actividad productiva en las cuales sea necesario el conocimiento, uso y/o desarrollo de tecnología digital e ingeniería. Es decir, cualquier especialización de la ingeniería o de las ciencias como química, física o matemáticas. STEM también hace referencia a una serie de habilidades relacionadas al uso y desarrollo de tecnologías englobando aptitudes socioemocionales como la colaboración, la adaptabilidad y la resiliencia muy necesarias, como hemos comentado anteriormente, en un mundo cambiante.

STEM es la apuesta internacional para el mundo laboral. Las habilidades y profesiones relacionadas con STEM son el futuro de toda actividad productiva, son una garantía para poder asegurar la competitividad y el bienestar de la sociedad actual. Los puestos STEM podrían triplicar a los candidatos verdaderamente capacitados para llevarlos a cabo. Es preciso que la Universidad ajuste al máximo su oferta formativa a la empleabilidad que ofrece y ofrecerá nuestra sociedad.

El mercado laboral se observa cambiante debido a que el desarrollo de la inteligencia artificial y la robótica provocan la automatización de muchas tareas. Esto hace que el factor humano más importante sea aquél que no pueden aportar las máquinas: capacidad de pensar, creatividad, etc.

Históricamente los países más prósperos son aquellos con altos porcentajes de personas dedicadas a las ciencias e investigación.

Uno de los principales problemas de STEM es la decaída en la demanda de matrículas de enseñanzas STEM y las altas tasas de abandono en dichos estudios. Tal como ya advirtió Juan Carlos Gómez Villamandos, presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas “sin suficientes ingenieros, matemáticos, físicos, químicos… nos quedaremos fuera de la Revolución 4.0, como ya ocurrió en otras épocas de nuestra historia, y seremos tecnológicamente dependientes”.

El secretario general de Ciencia, Tecnología, Innovación y Universidad, Jesús Alonso, destacó el pasado mes de febrero, un mes antes del inicio de la pandemia en nuestro país, la importancia de las competencias STEM en los jóvenes no universitarios para fomentar una economía competitiva en nuestro país. Por otro lado, es fundamental que retengamos el máximo talento generado y desarrollar programas de formación de personal tecnólogo e investigador, facilitando el desarrollo e implantación de empresas basadas en la generación de conocimiento y de tecnología que nuestros titulados STEM puedan aportar, hecho que afectará positivamente a la competitividad y crecimiento de la industria y de nuestra economía.

“Sin suficientes ingenieros, matemáticos, físicos, químicos… nos quedaremos fuera de la Revolución 4.0, como ya ocurrió en otras épocas de nuestra historia, y seremos tecnológicamente dependientes”.

La innovación continua, motor de progreso para los nuevos tiempos

Para incidir en la nueva economía mundial debemos avanzar hacia una mayor innovación, integración productiva, comercial y tecnológica. Poner la ciencia y tecnología al servicio de las personas y abrir un nuevo espacio de desarrollo productivo y tecnológico. Las economías de la OCDE crecen y se activan de forma incremental gracias a la innovación.

Hay un amplio consenso en que se debería empoderar a la población para que sea capaz de fomentar el progreso y el bienestar nacional y mundial a través de la innovación.

Las políticas de innovación suelen hacer énfasis en:

  • El papel de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas en innovación (campos STEM);
  • El papel de la emprendeduría, y habitualmente;
  • En los niveles altos de educación como doctorados, etc. Una sociedad con individuos más cualificados genera mayor crecimiento económico y bienestar. Las evidencias muestran que en el mercado laboral las personas que más contribuyen a la innovación, son los que tienen doctorados de cualquier área del conocimiento. Sin embargo, cuando se trata de innovación de productos o tecnología, son los ingenieros, científicos y matemáticos los que tienden a ser quienes más contribuyen.

Proyecto ROSES – Relevance of Science in Education, Second

Existen muchos instrumentos para medir y comparar internacionalmente los modelos educativos de diferentes países, actualmente Centre d’Estudis Institució junto con la Universitat de les Illes Balears (UIB), se suma a la reedición del proyecto ROSES invitando a participar a todos los institutos y colegios del país con alumnado en el último ciclo de la ESO. Es momento de volver a escuchar de nuevo. Si bien en marzo intentábamos responder a la urgencia de cambio, fuimos reactivos, ahora toca ser proactivos y transformar la dificultad en una oportunidad. Adaptarnos a la nueva normalidad para mejorar la educación y en consecuencia la vida de todas las personas.

Los instrumentos sobre modelos educativos más utilizados internacionalmente son:

  • informe PISA (Programme for International Student Assessment). Evalúa conocimientos y destrezas cognitivas de los alumnos a nivel de Lectura, Matemática y Ciencias. Cada tres años publica un informe de resultados, centrándose cada vez en una asignatura. El último informe comparativo de resultados entre países fue en el 2018 centrándose en la lectura. La próxima edición PISA se iniciará en la primavera de 2022 y se centrará en la evaluación de la competencia matemática. La competencia innovadora será en esta ocasión el pensamiento creativo.
  • TIMSS (Trends in International Mathematics and Science Study). Gracias a este estudio internacional de tendencias en Matemáticas y Ciencias los países pueden analizar variables relevantes a nivel de políticas, tales como la estructura del sistema educativo, los currículos, las prácticas pedagógicas y las actitudes del alumno hacia el aprendizaje. Según los últimos datos compartidos, España está por debajo de la media de los países de la OCDE en estas materias pero es el país de la UE que mayor mejora ha experimentado en los últimos años.
  • proyecto ROSE (the Relevance Of Science Education). Evalúa factores afectivos (actitud, interés…) hacia la ciencia y la tecnología en adolescentes al final de su educación obligatoria, en lugar de conocimientos cognitivos. Se creó en el año 2002 y participaron investigadores de 40 países diferentes recopilando datos, entre ellos España. El instrumento de evaluación fue idéntico en todos los países. Los resultados tuvieron un impacto considerable internacionalmente, incluida la Unión Europea. Es tal la relevancia de la educación científica, que en estos momentos se está elaborando el segundo instrumento de evaluación ROSES (the Relevance of Science Education-Second), con la colaboración de IMPULS EDUCACIÓ dada su relevancia para mejorar la educación y en consecuencia la vida de todas las personas.

Es momento de volver a escuchar de nuevo. Si bien en marzo intentábamos responder a la urgencia de cambio, fuimos reactivos, ahora toca ser proactivos y transformar la dificultad en una oportunidad.

Gracias a este segundo estudio sobre inquietudes actuales de los estudiantes de 15 años pretendemos conseguir:

  1. CURRÍCULUM: Analizar variables relevantes a nivel de políticas, tales como la estructura del sistema educativo, los currículos, las prácticas pedagógicas y las actitudes del alumno hacia el aprendizaje.
  2. Encontrar evidencias que nos ayuden a mejorar la ENSEÑANZA de la ciencia y la tecnología. El cuestionario está enfocado a comprender y a descubrir cuál es la actitud del alumnado en relación a la ciencia y cuáles son sus intereses en la línea de poder trabajar para mejorar esa actitud ante ella, hacerles descubrir la ciencia, su importancia y su interés. El COVID ha puesto de manifiesto que los países tienen que ser autosuficientes a nivel tecnológico, a nivel científico y eso se consigue educando a la población. Sin la materia prima tienes que contratar gente de fuera de tu país.
  3. Mejorar la ORIENTACIÓN de los estudiantes a lo largo de de su vida académica dando a conocer las ciencias. Aportar a los alumnos las herramientas suficientes para facilitarles la toma de decisiones a lo largo de su trayectoria como estudiantes y que sigan un camino formativo afín a sus intereses. Las elecciones que toman en esta etapa, aún no siendo decisivas, sí son un factor influyente.
  4. Acabar con el desequilibrio de GÉNERO que se produce en estas disciplinas, que puede dar lugar a desigualdades en la conformación y diseño de nuestro futuro como sociedad. El instrumento de evaluación del estudio ROSE se pasó a nivel mundial en escuelas mixtas y en escuelas diferenciadas, analizando los intereses de los jóvenes en global y los de las chicas en particular, distinguiendo si estas estaban escolarizadas en escuelas mixtas o diferenciadas.

Si estás interesado en formar parte de este proyecto para mejorar la educación, rellena el siguiente cuestionario. Para cualquier duda ponte en contacto con nosotros: [email protected]

Tan pronto como apliquemos el instrumento ROSES en vuestro centro, Impuls Educació pondrá a vuestra disposición un informe personalizado con las creencias, expectativas, actitudes y opiniones de vuestros estudiantes acerca de diversos temas relacionados con la enseñanza y aprendizaje de la ciencia y la tecnología.

Participa en el nuevo proyecto STEM, ROSES






    Relacionado con: Artículo, Covid-19, Stem

    Te puede interesar

    Subscríbete

    Exclusive Content

    Be Part Of Our Exclusive Community

    Become a Patron

    STORE

    merch

    20% Off All Merch
    2020-10-27T12:59:28+00:00
    guest
    0 Comments
    Inline Feedbacks
    View all comments