Dream schools, un modelo pedagógico personalizado y sostenible

26 June 2020

“Dream Schools” hace de la experiencia educativa, una aventura emocionante, llena de retos y aprendizaje para todo el alumnado

Un poco de historia

Uno de los acontecimientos que marcan los primeros pasos de Aude!, es la visita de Richard Gerver el noviembre de 2015. Pocos podrán olvidar la dramática imagen de una impresionante grúa desmoronándose hacia el mar al intentar sacar un coche del agua. Con esta metáfora, Gerver quería visualizar que la solución de la educación no está tanto en posar más recursos sino al analizar el problema de raíz y explorar alternativas creativas.

De aquel encuentro quedó una idea clara: porque un alumno aprenda y quiera seguir haciéndolo toda la vida, su experiencia del aprendizaje tiene que ser inolvidable e inspiradora. Ir a la escuela tendría que ser como ir a Disney, donde a cada esquina hay una sorpresa, algo interesante, caras sonrientes, diversidad de posibilidades. En definitiva, donde cada día es un día especial para todos, sin importar la edad, el talento o las preferencias.

Así nació Dream Schools, una metodología gritada a transformar el aula, la escuela y cualquier experiencia educativa en una gran aventura, un reto emocionante de superación y aprendizaje, para todos y cada uno de los alumnos.

Un contexto

En el mundo actual, el cambio forma parte de la vida cotidiana. Después de la guerra fría, el ministerio de defensa americano creó el acrónimo VUCA para definir el mundo volátil, pleno de incertidumbres y cada vez más complejo y ambiguo en que vivimos. La velocidad de los adelantos tecnológicos y la investigación hace que grandes descubrimientos como el telégrafo, la electricidad o la máquina de vapor, que avance pasaban cada ciento años, ahora se producen diariamente. A la actualidad esta visión del mundo se hace cada día más real y a todas las esferas sociales: organizaciones, gobiernos, estilos de vida o sistemas de salud y educativos. Se necesita diseñar estrategias capaces de dar respuestas de éxito en un entorno incierto y complejo como el de hoy en día.

Parece como si este mundo altamente globalizado y tecnológico hubiera iniciado un viaje sin retorno al paraíso del progreso humano. Sin embargo, en paralelo a estos cambios vertiginosos se producen grandes contradicciones que posan en peligro a toda la sociedad, responsables políticos y gobiernos. Como la pandemia de la Covid-19 que ha dejado fuera de juego al mundo entero con un confinamiento casi universal. Según las Naciones Unidas, más del 50% de la humanidad vive bajo el umbral de la pobreza, el cambio climático producido por el “progreso” puede tener, en poco tiempo, efectos devastadores y en muchas partes del mundo imperan culturas y sistemas políticos que están muy lejos de garantizar los derechos humanos y la dignidad de las personas.

Dream Schools se ha hecho la pregunta: qué necesitan las nuevas generaciones para enfrentarse con éxito a todos estos retos que plantea el futuro y convertirse en personas íntegras, ciudadanos responsables y profesionales competentes, que sigan aprendiendo a lo largo de toda su vida?

En su último libro “Future wise. Educating our children for a changing world”, David Perkins, después de hacer un recorrido por el qué merece la pena aprender para vivir en el s. XXI, concluye que el más necesario es la sabiduría. Perkins, que presenta Gandhi como paradigma de sabiduría, explica la siguiente anécdota: “Un día, iba Gandhi a coger un tren con algunos de sus colaboradores. El andén estaba lleno y apenas cuando suben al tren, ya en marcha, a Gandhi le cae una zapatilla y, en un gesto rápido, se saca la otra y la tira también. Sus acompañantes, sorprendidos, le preguntan por qué lo hace y él responde, sin dar más importancia: “He pensado que puede ser el pobre que encuentre mi zapatilla necesitará la otra”. Con esta actitud del gran líder indio, el autor ilustra cómo es una persona sabia que no solo resuelve problemas de manera eficaz, sino que, para hacerlo, tiene en cuenta las necesidades de los otros y su entorno, olvidando sus propias.”

Así, Dream Schools hace suya la propuesta de David Perkins y asume, como él, que aunque sea pretencioso intentar educar para la sabiduría, sí que se puede pretender educar para el camino de la sabiduría.

Un enfoque

“La mejor manera de predecir el futuro es crearlo”, afirma Stephen Covey en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, y para hacerlo, propone un seguido de madurez que, gracias a la adquisición de una serie de hábitos, conduce en una vida equilibrada y feliz. El enfoque de Dream Schools coincide con el de Covey en la idea de ir superando etapas de madurez, y propone adquirir una de las seis fortalezas del modelo AIRISS en cada fase del proceso. De este modo se puede seguir aprendiendo toda la vida y desarrollar un liderazgo ético que permita llegar a la sabiduría necesaria para vivir de forma llena en el contexto del siglo XXI.

El modelo DREAM SCHOOLS convierte las 6 fortalezas AIRISS: Autonomía, Identidad, Resiliencia, Integridad, Sociabilidad y Sabiduría, en objetivo educativo.

Cada detalle del modelo pedagógico está diseñado para contribuir al desarrollo continuado de las 6 fortalezas de forma holística , consiguiendo así una dinámica de crecimiento que alcanza hasta 30 habilidades, hábitos y virtudes necesarias para posar las bases de los cuatro pilares de la educación del presente y del futuro: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a ser.

Una manera de entender la educación

Toda persona es única y tiene el derecho en la mejor educación. Dream Schools pose en valor esta idea gracias a tres principios educativos que guían su implementación en cada escuela: la equidad, la inclusión y la personalización. A sus propuestas sobre equidad, la OCDE plantea la inclusión como mejor manera para “garantizar un estándar mínimo básico de educación para todos”.

Del mismo modo que las muñecas rusas, cada principio se incluye dentro del otro, siendo una atención personalizada de calidad la clave que permite los otros dos.

Para garantizar la equidad se optimizan los recursos disponibles porque cada alumno, reciba una educación excelente que favorezca su éxito escolar y personal.

En este sentido, su fortaleza más grande es una visión universal del aprendizaje y la integración de algunas metodologías y herramientas didácticas especialmente diseñadas para potenciar el aprendizaje de cada alumno a partir de su singularidad personal, garantizando su progreso y maduración continuos.

Tal como sugiere Pere Pujolàs en el título de su libro “Aprender juntos alumnos diferentes”, la inclusión de la diversidad en la escuela va mucho más allá de posar juntos a una aula a alumnos diferentes. Implica trabajar y aprender juntos, los unos con los otros, porque todo el mundo tiene algo que aportar, con unas capacidades o con otras, de una cultura, raza, nivel económico, etc. La inclusión educativa es un principio básico para un mundo y una sociedad que tiene como meta integrar a todas las personas. Dream Schools hace suyas las propuestas del gran pedagogo que fue el profesor Pujolàs y voz en el aprendizaje cooperativo un aliado perfecto para conseguir que los alumnos vivan juntos sus experiencias de aprendizaje y se ayuden los unos en los otros en su aventura diaria de crecimiento en las aulas.

Pero la inclusión y la equidad no son posibles sin una personalización como es debido de la educación. Víctor García Hoz desarrolla en la década de los sesenta un movimiento pedagógico renovador: “Educación personalizada”.

Partiendo de una visión personalista, García Hoz crea toda una arquitectura pedagógica orientada a conseguir desplegar al máximo el potencial de cada alumno y cada alumna.

El modelo DREAM SCHOOLS se inspira en este gran pedagogo y considera “la atención personalizada de la autonomía, la singularidad y la apertura de cada alumno y alumna” como base para generar una dinámica de crecimiento continuo.

Desde la Universidad de Harvard, Todd Rose explica que las fuerzas aéreas americanas contaban, en la década de los cincuenta, con los mejores pilotos y los mejores aviones, pero no conseguían unos buenos resultados. Después de una larga investigación con un ingeniero se le ocurrió estudiar las cabinas de los aviones y descubrió que ningún piloto encajaba en ellas: estaban hechas para el “piloto mediano” y este no existía. El doctor Rose, escritor del best seller “Se acabó lo promedio”, intenta cambiar el paradigma educativo centrado en el alumno mediano para centrarlo en cada individuo y conseguir así un máximo rendimiento. Para el doctor Rose es el contexto educativo el que se tiene que adaptar a las necesidades del aprendizaje de cada alumno y alumna, posando a cada uno los retos de aprendizaje adecuados para su desarrollo en cada momento.

Pero como dice César Coll, personalizar en educación requiere una visión global que estimule un aprendizaje personal y con sentido por cada uno de los aprendices, independientemente del lugar donde aprenden.

Dream Schools toma los tres autores como referencia y propone una educación personalizada, centrando la atención de la actividad educativa y priorizando los recursos hacia un desarrollo de todo el potencial de cada alumno y alumna.

Basado en evidencias

Como ya dijo Séneca, “el que de raíz se aprende nunca se olvida del todo”. En la actualidad han habido numerosas evidencias sobre el que funciona en la educación y como aprenden las personas. Dream Schools asume algunas de las más relevantes y las toma como cimiento de su propuesta pedagógica. En los últimos años, han habido grandes adelantos científicos en psicología y pedagogía, muchos de ellos se han visto fortalecidos por una ciencia emergente: la neuroeducació.

Carol Dweck revoluciona la psicología de la educación con su investigación sobre los efectos de una mentalidad de crecimiento en el rendimiento personal y académico. Para la doctora Dweck, “si unos padres quieren dar a sus hijos un regalo, el mejor que pueden hacer es enseñarlos a estimar los retos, crecer de sus errores, disfrutar del esfuerzo y seguir aprendiendo siempre. De este modo, sus hijos no dependen del elogio y tendrán toda una vida para crecer confiando en sí mismos”. Dream Schools cambia el paradigma del profesorado sobre sus alumnos de forma que huye de los hashtags y promueve los retos, el esfuerzo y una actitud positiva ante el error y el aprendizaje.

Al documento “La naturaleza del aprendizaje. La investigación inspira la práctica”, la OCDE propone 7 principios necesarios para diseñar entornos educativos que promuevan un aprendizaje de calidad:

  1. Los aprendices en el centro.

  2. La naturaleza social del aprendizaje.
  3. Las emociones son esenciales para el aprendizaje.
  4. Reconocer las diferencias individuales.
  5. Incluir en todos los estudiantes.
  6. Evaluación para el aprendizaje.
  7. Construir conexiones horizontales.

Estos siete principios se complementan con las evidencias generadas por una ciencia Neuroeducativa cada día más consolidada y prolífica que constata la importancia de parar una especial atención a la cura y desarrollo del cerebro para garantizar, no solo el rendimiento académico, sino también una vida emocionalmente equilibrada y sabiamente dirigida.

Como bien dice el filósofo Isauro Blanco en su libro “Mindware” sobre neuroeducació: “no es exagerado pensar que la inteligencia humana es esencialmente social y que las interacciones personales plasman no solo el funcionamiento cerebral, sino también su estructura orgánica. Cada vez queda más claro que la estructura y la función del cerebro están determinados por la manera en que las experiencias dan forma a la madurez genéticamente programada del sistema nervioso.

Sin caer en un determinismo biológico, puesto que la genética no define el destino humano, ni es posible establecer una competencia entre cerebro-mente, genética-educación, naturaleza-medio ambiente, podemos decir que la mente humana se crea mediante la interacción de los procesos neuropsicológicos internos y las experiencias interpersonales”.

“Visible learning” es el libro que está teniendo más influencia en estos momentos en el mundo educativo internacional. En él, su autor, John Hattie, detalla el análisis de 250 factores de rendimiento escolar, procedentes de los resultados obtenidos en más de 80.000 investigaciones empíricas con muestras que suman más de 300 millones de estudiantes. Cinco de los factores con más impacto al rendimiento del alumno son:

  1. Efectividad del profesor, claridad, credibilidad, mentalidad de crecimiento.
  2. Expectativas de los alumnos.
  3. Respuestas a su intervención y feedback.
  4. Tareas de análisis cognitivo.
  5. Implicación de las familias.

Finalmente, uno de los adelantos pedagógicos más relevantes en educación es el gran cambio de paradigma sobre el aprendizaje generar por la introducción del pensamiento como motor principal del proceso de aprendizaje.

Dream Schools hace su progreso científico y diseña, a partir de sus evidencias, un modelo de aprendizaje integrado y eficaz, dinámico y sostenible.

Las partes del todo

Tal como comenta el pedagogo Dylan Wiliam, “el impacto más grande en el aprendizaje procede de experiencias diarias que viven los alumnos en las aulas, a consecuencia de cómo enseña el profesorado, y no tanto por el que enseñan”.

El método de enseñanza, sin ser lo único importante, es determinante para promover un aprendizaje significativo y personal que ayude el alumno a convertirse en un aprendiz experto por toda la vida.

Un modelo pedagógico que dé respuesta al presente y el futuro tiene que integrar varias metodologías que trabajen juntas para lograr los objetivos educativos.

En su libro “Neuroeducación en el aula”, Jesús Guillén hace una buena síntesis de conexiones entre evidencias de cómo aprendemos y metodologías para poder darlos forma en las aulas y propone 7 claves para la motivación:

  1. ¡Qué curiosidad! Iniciar un tema con algo que despierte la curiosidad.
  2. ¡Esto me interesa! Objetivos de aprendizaje contextualizados.
  3. ¡Acepto el reto! Retos que exijan el esfuerzo adecuado.
  4. ¡Soy el protagonista! Favorecer la participación.
  5. ¡Progreso! Mentalidad de crecimiento.
  6. ¡Esto merece la pena! Centrar el elogio en el esfuerzo.
  7. ¡Soy útil! Cooperar para aprender.

Su fortaleza más grande es una visión universal del aprendizaje y la integración de algunas metodologías y herramientas didácticas especialmente diseñadas para potenciar el aprendizaje de cada alumno a partir de su singularidad personal, garantizando su progreso y maduración continuos.

Dream Schools es fruto del diseño cuidadoso de un método que integra varias metodologías, estrategias y técnicas didácticas unidas para cooperar con un objetivo común: conseguir el aprendizaje y desarrollo eficaz de todos los alumnos adaptándose a las necesidades de cada singularidad, en cada uno de sus periodos madurativos.

Es un todo que se compone de cinco elementos esenciales:

  1. Aprendizaje cooperativo (AC).

  2. Pensamiento crítico y creativo PCC).
  3. Evaluación formativa (AF).
  4. Diseño Universal de Aprendizaje y Tecnología creadores de Entornos Personalizados (DUATEP).
  5. Aprendizaje competencial y Proyectos (ACP).

Los tres primeros forman la base sobre la cual se construyen los otros dos. Cada uno aporta algo necesaria y complementaria al resto. Todos juntos cooperan para lograr el éxito educativo en base las evidencias sobre aprendizaje del s. XXI.

Cada elemento es necesario para garantizar algún principio de aprendizaje, alguna clave por la motivación y lograr los objetivos educativos del DREAM, las fortalezas AIRISS por s. XXI.

El aprendizaje cooperativo (AC) es, según los hermanos Roger y David Johnson “el uso didáctico de grupos reducidos en el que los alumnos trabajan juntos para maximizar su propio aprendizaje y el de los otros”.

Las evidencias demuestran que la cooperación, comparada con los métodos competitivo e individualista, da lugar a los siguientes resultados:

Mejor rendimiento y más productividad, retención a largo plazo, motivación intrínseca, nivel de razonamiento y pensamiento crítico, por parte de todos los alumnos, sea qué sea su estilo y ritmo de aprendizaje.

Relaciones más positivas entre los alumnos: incremento del espíritu de equipo, relaciones solidarias y comprometidas, valoración de la diversidad y cohesión.

Mejor bienestar emocional. Sentido de la identidad con fortalecimiento del yo, desarrollo social, autoestima y capacidad de enfrentarse con la adversidad y las tensiones.

Para cooperar con eficacia en el aula, es necesario estructurar cinco elementos esenciales:

  1. Interdependencia positiva, por la que los alumnos comparten la tarea, objetivos y materiales consiguiendo crear un compromiso de éxito entre los componentes del equipo.
  2. Responsabilidad personal y grupal, por la que cada miembro se compromete a realizar la parte de la tarea que le corresponde.
  3. Interacción estimuladora frente a frente, por la que unos miembros promueven el aprendizaje de los otros, esforzándose para aprender ellos mismos y para ayudar a los otros a que aprendan.
  4. Habilidades sociales e intelectuales necesarias para trabajar en equipo.
  5. Evaluación grupal o procesamiento de grupo, por la que los alumnos y las alumnas analizan como están trabajando juntos y como pueden mejorar la eficacia de su trabajo en grupo.

Una herramienta muy útil para estructurar la cooperación son los roles. Además de ayudar a desarrollar habilidades, garantiza la interdependencia y la responsabilidad personal, permiten maximizar la eficacia del aprendizaje sofisticando la cooperación en 4 niveles: empezar, funcionar, comprender y profundizar. La rutina de pensamiento “Pensar-Agrupar-Compartir” favorece la responsabilidad individual. Otras técnicas provechosas son los puzles, los torneos entre equipos, etc.

El AC contribuye a consolidar las siguientes habilidades, hábitos y actitudes de las 6 fortalezas AIRISS por s. XXI, por cada una de las cinco dimensiones de crecimiento personal.

Pensamiento crítico y creativo (PCC). Tal como dice Ron Ritchhart, “pensar en todas sus formas, tiene que formar parte de todo el que basura”, pues “aprender es consecuencia de pensar”. La evidencia demuestra que en la comprensión en profundidad de un contenido intervienen como mínimo los 8 movimientos de pensamiento del mapa de la comprensión: Observar y describir, Explicar e interpretar, Razonar con Evidencia, Hacer Preguntas, Establecer Conexiones, Considerar Puntos de Vista, Descubrir la Complejidad, Captar la Esencia y Llegar a Conclusiones. Otros movimientos cognitivos importantes son: Buscar relaciones Causa-Efecto, Comparar y Contrastar, Relación de las partes y lo todo, o pensar metafóricamente.

En las últimas décadas, educadores, psicólogos y filósofos han dedicado grandes esfuerzos a aumentar la presencia del aprendizaje basado en el pensamiento en las escuelas. Para Robert Swartz y David Perkins, a pesar de que todo el mundo es capaz de pensar, no siempre se piensa de la mejor manera. Para tomar decisiones importantes, resolver problemas, responder de forma creativa o para ejercitado nuestro juicio libre de prejuicios y visiones sesgadas, necesitamos desarrollar habilidades de pensamiento crítico y creativo. Los dos autores proponen utilizar diferentes rutinas y destrezas de pensamiento para aprender a pensar, y aplicar 9 principios:

  1. El pensamiento humano tiende a ir con prisas, es estrecho de miras, holgazán y envuelto, pero las evidencias muestran que es posible mejorarlo.
  2. Para mejorar nuestro pensamiento, necesitamos cultivar de manera explícita el uso de organizadores verbales y gráficos.
  3. La infusión del pensamiento en los contenidos curriculares ayuda a mejorar la calidad del pensamiento y la comprensión de los contenidos.
  4. El desarrollo del pensamiento requiere cultivar tres aspectos: habilidades, procesos y disposiciones.
  5. La atención explícita al pensamiento durante el aprendizaje del contenido, es básico para hacerlos competentes y conseguir la transferencia a otros contextos.
  6. La metacognición y, especialmente, su nivel superior que implica pensar sobre la forma de pensar, es un aspecto básico de la enseñanza del pensamiento.
  7. La enseñanza para la transferencia requiere dedicar un tiempo específico a la experimentación de aplicaciones más anchas y generalizar a otros contextos.
  8. La infusión del pensamiento en la enseñanza tiene que ser suficientemente frecuente y diverso para arreciar destrezas y profundizar en la comprensión del contenido.
  9. Para la infusión de pensamiento en la enseñanza, hace falta que las escuelas y los educadores se comprometan con un proceso continuo de formación personal.
  10. El PCC contribuye a consolidar las siguientes habilidades, hábitos y actitudes de las 6 fortalezas AIRISS por s. XXI, por cada una de las cinco dimensiones de crecimiento personal.

Evaluación formativa (AF). Después de décadas de estudio e investigación sobre como mejorar el aprendizaje de los alumnos, Dylan William compara la evaluación con un puente entre la enseñanza y el aprendizaje. Para el doctor Dylan, por muy bueno que sea un profesor o profesora enseñando, no implica esto que el alumno aprenda. Es necesaria una comunicación continua de evidencias de aprendizaje de los alumnos, que ayuden al profesorado a adaptar su enseñanza a cada situación de aprendizaje. El investigador identifica 5 estrategias básicas para una evaluación formativa de calidad:

  1. Clarifica, comprender y compartir las intenciones de aprendizaje (objetivos y criterios de evaluación).
  2. Crear tareas, actividades y conversaciones efectivas que afloren las evidencias de aprendizaje.
  3. Proporcionar feedback que promueva la mejora de los aprendices.
  4. Activar unos alumnos como recursos del aprendizaje de los otros.
  5. Activar los alumnos como amos de su propio aprendizaje.

El AF contribuye a consolidar las siguientes habilidades, hábitos y actitudes de las 6 fortalezas AIRISS por s. XXI, por cada una de las cinco dimensiones de crecimiento personal:

Diseño Universal de Aprendizaje y Tecnología creadores de Entornos personalizados (DUATEP). La educación personalizada parte de dos consideraciones. De un lado, del desarrollo de cada alumno y cada alumna como persona autónoma, singular y abierta a los otros y en el mundo. Por otro lado, de la creación de las condiciones óptimas para el crecimiento de cada alumno a partir de su situación madurativa.

Para David Bueno , “cada cerebro es diferente” y “la educación tiene que ser tan personalizada como sea posible, para sacar el máximo provecho”.

Isauro Blanco, en su libro “Mindware”, comenta que “el cerebro es tan inteligente como necesita serlo” y, “si no hay más desarrollo neurológico es por falta de retos, de problemas para resolver y de la metodología para obtener resultados; el cerebro está diseñado para la supervivencia y este principio tiene que ser considerado para aplicarlo en la educación”.

Para atender las necesidades específicas de cada aprendiz, y gracias al diseño universal del aprendizaje (DUA) y la tecnología, los entornos de aprendizaje personalizados permiten adaptar el nivel de reto a cada alumno/a. De este modo se consigue estimular y motivar su aprendizaje, detectar sus necesidades específicas y eliminar las barreras del aprendizaje, a la vegada que se los empodera gracias al potencial de aprendizaje que la tecnología gana día detrás día.

El DUA se basa en tres principios para proporcionar opciones universales: 1) la percepción; 2) la acción y la expresión; y 3) la motivación y la implicación en el aprendizaje. Los cimientos del DUA, como los de los 7 principios de la motivación o los del aprendizaje convergen aclarando matices y reforzando aspectos básicos para garantizar un aprendizaje en clave de igualdad, inclusivo.

El DUAEP contribuye a consolidar las siguientes habilidades, hábitos y actitudes de las 6 fortalezas AIRISS por s. XXI, por cada una de las cinco dimensiones de crecimiento personal.

Aprendizaje competencial y Proyectos (ACP). El aprendizaje competencial y el trabajo por proyectos supone posar la cirereta al pastel del método Dream Schools. Con él se consolida el trabajo en equipo, se posa en contexto el pensamiento crítico y creativo en un aprendizaje significativo, interdisciplinar y global, y favorece una versatilidad que facilita la adaptación al nivel de reto y motivación de cada alumno, y una evaluación eficaz del proceso de aprendizaje.

La mayoría de proyectos pueden afrontar como una investigación o la resolución de un problema, todos ellos enfocados a situaciones reales próximas, física o emocionalmente, a los alumnos. Dependiendo de los objetivos de aprendizaje se puede escoger un modelo u otro. Al Dream se ha escogido el método Design Thinking que integra la comunicación empática y la creatividad para resolver problemas. El hecho de contextualizar un problema real y poder ofrecer una solución a personas concretas, favorece la motivación de los alumnos y su implicación en un Aprendizaje al Servicio de la Comunidad y la mejora de su propio mundo.

El ACP contribuye a consolidar las siguientes habilidades, hábitos y actitudes de las 6 fortalezas AIRISS por s. XXI, por cada una de las cinco dimensiones de crecimiento personal.

Seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida

El 1998, Seymour Papert dio una conferencia en la escuela imperial de Londres titulada “El poder del niño: claves para el aprendizaje en la era digital”. En ella, dice que “aprender mientras estás en la escuela el que necesitarás a lo largo de tu vida, ya no funciona. Las habilidades que aprendas al escolar ya no servirán, todas serán obsoletas cuando llegues a tu puesto de trabajo excepto una: la única habilidad realmente necesaria es la capacidad de ser capaz de aprender. Esta habilidad de ser capaz, no de dar la respuesta correcta a preguntas sobre el que te enseñaron en la escuela, sino a situaciones fuera del marco escolar. Es necesario educar personas que sepan actuar cuando se enfrentan a situaciones para las cuales no fueron especialmente preparadas”.

Este tipo de aprendizaje es principalmente un aprendizaje competencial y tiene la calidad de generar aprendices expertos.

Un aprendizaje que va más allá de las habilidades y de los conocimientos y que desarrolla una serie de actitudes, hábitos y disposiciones, como la curiosidad, el pensamiento crítico, la resiliencia, la empatía, el compromiso o la sabiduría, que revisten a las nuevas generaciones de una fuerte conciencia sobre el valor y las oportunidades de aprendizaje que encuentran diariamente en su entorno, dentro y fuera de la escuela.

Para Ron Ritchhart, la mejor manera de interiorizar estas disposiciones es la creación de una cultura donde estén presentes de forma cotidiana las condiciones necesarias para su desarrollo.

Después de años de investigación, Ritchhart describe, en su libro sobre culturas de pensamiento, 8 fuerzas culturales que constituyen el motor para la creación de la en torno a aprendizaje ideal donde los alumnos y las alumnas puedan desarrollar las disposiciones que los permitan convertirse en aprendices expertos y aprender a lo largo de la vida:

  1. Expectativas de aprendizaje.
  2. Oportunidades ricas e interesantes.
  3. Tiempo para pensar.
  4. Modelo de aprendiz.
  5. Lenguaje de pensamiento.
  6. En torno donde el pensamiento es visible.
  7. Interacciones entre aprendices y contenidos.
  8. Estrategias de pensamiento

Para ayudar a crear una cultura potenciadora del aprendizaje, el modelo Dream Schools proporciona los docentes, un amplio conjunto de herramientas especialmente diversificadas y seleccionadas para poder escoger, en cada momento, las que mejor se adapte a la situación de aprendizaje. Hay 10 infografías que resumen las metodologías y 75 herramientas de siete tipos:

  • #rutinapensamiento
  • #destrezapensamiento
  • #tecnicapensamiento
  • #tecnicacooperativa
  • #tecnicacreativa
  • #tecnicaproyectos
  • #instrumentoevaluación

Una transformación sostenible

Una escuela con futuro necesita una transformación que se sostenga a lo largo del tiempo. En un mundo VUCA, no podemos esperar que los paradigmas educativos permanezcan durante mucho de tiempo, los hallazgos neuroeducatives no han hecho más que empezar y la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso. Es por eso que Dream Schools distingue cinco factores de sostenibilidad:

  • Un liderazgo institucional de la transformación educativa que incluya las dimensiones organizativa y pedagógica.
  • Un cambio de paradigma del rol docente hacia un cuestionamiento reflexivo de su práctica educativa y el esfuerzo para la mejora continua.
  • Trabajo en equipo de los docentes.
  • Formación y acompañamiento continuado.
  • Una tecnología al servicio de la educación.

El Equipo Dream Schools es un elemento clave para dinamizar el cambio y la sostenibilidad. Está formado por un grupo interdisciplinar de expertos y docentes, y lidera la transformación gracias a tres ejes: 1) un proceso de formación continua; 2) un acompañamiento de coaching educativo a cada docente, alternado con co-*coaching y docencia compartida entre docentes; 3) una estructura de liderazgo pedagógico que personaliza y dinamiza el proceso en cada centro educativo.

Cada escuela tiene un equipo de líderes pedagógicos que recibe una formación y seguimiento especial, y tiene una doble función. Por un lado lidera la innovación en el centro dando modelo, apoyo y guía al resto de docentes y por otro participa en el liderazgo del Equipo Dream Schools dando feedback, ideas e implementando prototipos.

Así la transformación sigue un ciclo que se retroalimenta del equipo Dream a los líderes y de estos al profesorado, garantizando el engranaje de la innovación. El mismo pasa dentro de cada escuela: 1) aprendo; 2) practico, ayudo y me ayudan; 3) participo, imagino nuevos retos y comparto.

Bibliografía

Richard Gerver (2012). “Crear hoy las escuelas del mañana”. Biblioteca de Innovación educativa. SM.

David Perkins (2016). “Educar para un mundo cambiante”. Biblioteca de innovación educativa. SM.

Jacques Delors (1996). “La educación encierra un tesoro”. UNESCO.

Víctor García Hoz (1985). “Educación Personalizada”. Rialp

Todd Rose (2017). “Se acabó el promedio. Cómo tener éxito en un mundo que valora la uniformidad”. HarperCollins Español.

Carol Dweck (2016). “Mindset. La actitud del éxito”. Ed. Sirio.

Hanna Dumont, David Istance i Francisco Benavides (2010). “La Naturaleza del Aprendizaje. Investigación para inspirar la práctica”. OCDE.

John Hattie (2017). “Aprendizaje visible para profesorado”. Didáctica y desarrollo.

Isauro Blanco (2017). “Mindware. Neuropsicología aplicada a la educación”. Editorial Morsan Internacional.

David y Roger Johnson (1994). “El Aprendizaje cooperativo en el aula”. ASCD.

Ron Ritchhart, Mark Church, Karin Morrison (2014). Hacer visible el pensamiento. Paidós.

Robert Swartz. “Aprendizaje basado en el pensamiento” (2015) y “Pensar para aprender.” (2019). Biblioteca de innovación educativa. SM.

Wiliam Dylan (2011). “Embedding Formative Assessment”. Solution Tree Press.

David Bueno (2017). “Neurociencia para educadores.” Rosa Sensat.

Ron Ritchhart (2015). “Creating Cultures of Thinking: The 8 Forces We Must Master to Truly Transform Our Schools”. Jossey Bass.

Relacionado con:Artículo

Te puede interesar

Subscríbete

Exclusive Content

Be Part Of Our Exclusive Community

Become a Patron

STORE

merch

20% Off All Merch
2020-07-03T13:28:06+00:00
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments